Conoce la historia de la venezolana que entrena líderes y empodera equipos con su propia plataforma de formación

Conoce la historia de la venezolana que entrena líderes y empodera equipos con su propia plataforma de formación

Carla Carolina Cofiño Navarro ( @coficc ) tiene una energía verdaderamente potente, y como Fundadora de BCF Group Bienestar & Coaching @bcfgroupoficial despunta en Chile y toda Iberoamérica como escritora, coach profesional, master coach trainer, conferencista y especialista en el trabajo de creencias y comunicación profunda.

Cofiño Navarro es graduada como economista, con diplomado en Componente Docente y desarrolló una experiencia importante como especialista de Riesgo Financiero en Venezuela en la Banca venezolana con participación activa en proyectos multinacionales.

“Antes de convertirme en coach, conferencista, mentora de coaches y emprendedores, estudié carreras que, si bien no ejerzo de manera estricta, suman poderosamente a mi propósito, poniendo mi dones y talentos al servicio de quienes me eligen para acompañarlos”, agrega Carla, poseedora así mismo de un Master en Dirección Financiera por el ISEAD Westfield Business School (adscrito a la Complutense de Madrid).

La autora del libro “Que el Mundo conozca tu brillo” llegó a Santiago de Chile en junio de 2017 con su socio de vida Tomás Lozada @soyboneco. Fueron recibidos por un primo de su esposo. Allí compartieron con cuatro personas más. En esos primeros días, cuenta, estuvieron enfocados en contar con internet y un espacio para poder conectarse con clientes y alumnos en sus sesiones de coaching, mentorías y clases de sus programas de formación y certificación.

Aquellas primeras conexiones las hicieron sobre un colchón que estaba en el suelo, con laptop y cámaras dispuestos en las mesitas plegables recién compradas en el supermercado, pero con la mejor actitud, el conocimiento, las ganas de seguir haciendo lo que aman. “Cuando no estábamos en conexiones, salíamos a caminar por Santiago, a conocerlo y también a dar clases en gimnasios de las disciplinas de acondicionamiento físico en las que nos hemos especializado (TRX, Entrenamiento funcional, Baile fitness en mi estilo CofiDance). Durante un año dimos clases en gimnasios, nos desplazamos a pie y en bicicleta, nos mojamos bajo la lluvia en invierno para ir a dar clases y nos desplazábamos en metro y bus por más de una hora desde el lugar donde nos quedábamos hasta los gimnasios”.

Siempre, Carla y Tomás tuvieron la convicción de que emigrar es una experiencia para construir.

“No llegamos huyendo. Nos propusimos comprobar con nuestra propia vivencia que podíamos migrar a un país que ninguno de los dos conocía, con poco capital monetario, hacer lo que amamos de forma profesional, establecernos y crecer. Con esa creencia hemos caminado, lo seguimos haciendo y es uno de los activos de riqueza que enseñamos a nuestros clientes y alumnos”, sostiene la Coach Miembro de la Junta de Gobierno Global de la International Association of Coaching (IAC).

Hábleme de cómo nació BCFGroup OFICIAL y cómo ha sido esa experiencia desde la visión del migrante.

Guao, esta es una historia larga (en el aniversario de BCF lo compartimos y fue muy emotivo: https://youtu.be/EfhPwFIrrSI?list=TLGGs7iXkdXi1EIwNjA1MjAyMQ).

Entre el 2012- 2013 fijo mi intención y empiezo a construir mi rol como Coach profesional y facilitadora de aprendizajes, en paralelo a mis roles como Especialista en Riesgo Financiero en la banca en funciones de liderazgo con alta carga de trabajo y el de instructora de clases grupales de acondicionamiento físico. Esa etapa conllevó mucho trabajo y dedicación. Fue una época donde sólo iba de la casa a la oficina, de la oficina al gimnasio y a la casa, poco salía, poco dormía. Mi foco estaba en construir las bases de una nueva etapa tanto a nivel personal (post divorcio, separación de bienes, mucho autoconocimiento) y profesional (escalar una nueva posición en mi empleo o saltar a ser independiente).

¿Cómo y cuándo nace?

En el 2014 decido dejar casi 10 años de trabajo corporativo en la banca con excelentes resultados, para desempeñarme exclusivamente en mi rol como Coach y facilitadora de aprendizajes. Conozco a Tomás quien en esa época se enfoca en potenciar su rol como entrenador físico e instructor de clases grupales con las herramientas de coaching y se convierte en el aliado oficial del primer programa de certificación de Coaching aplicado al deporte en Venezuela para esa fecha.

BCF nace como BCFitness, c.a. en Venezuela en el año 2015, un año después de su concepción y primeras actividades.

BCF significa:

B de Bienestar, Boneco (seudónimo de Tomás), Barquisimeto (ciudad de nacimiento de Tomás), Brillo (uno de nuestros motores) y Buena forma

C de Coaching, Creencias y Consciencia (nuestras áreas de especialización), de Cofi (mi apodo), Caracas (mi ciudad de nacimiento) y Comunicación (otro de nuestros valores).

F de Familia (nuestro principio convertido en valor), de Fusión (dos historias y dos mundos en uno), Formación y Felicidad (dos de nuestros pilares) y Fitness (el aspecto que junto al Coaching nos unió inicialmente).

Tener un proyecto construido con propósito y valores como BCF ha sido uno de nuestros mayores activos de riqueza como migrantes, por más que invertimos tiempo y dedicación a otras actividades durante nuestra llegada y establecimiento en Chile, BCF siempre fue y ha sido nuestra casa, nuestra familia y comunidad de aprendizaje, ha evolucionado con nosotros.

¿Hacia dónde se proyecta esta organización?

BCF ha crecido con nosotros y con cada persona que nos ha elegido. Somos una plataforma de transformación personal, líderes en el trabajo con creencias y el Coaching profesional personal y de equipos. Trabajamos en tres pilares: La Transformación personal, El Liderazgo personal y de equipos y los Proyectos y negocios con propósito.

En el año 2020 escalamos nuestra plataforma con dos nuevas líneas de gran impacto:

1) BCF School nuestra escuela 100% online (www.bcfschool.com) y 2) y el lanzamiento en simultáneo de nuestros libros, cada uno, de la mano de la casa editorial (colombo-venezolana) Pan House:

«De la intención a la acción» de Tomás Lozada (liderazgo, emprendimiento, gestión de los miedos, motivación), y «Que el mundo conozca tu brillo», de Carla Cofiño (comunicación profunda, creencias, autoconocimiento y poder personal).

Estas acciones son parte de la nueva etapa de BCF de la cual muchos podrán ser parte.

Cuatro años después de llegar a Chile, ¿Qué nos puede resumir desde su posición como migrante?

Pudiera resumir que reafirmo uno de mis cofimantras: «La creencia siempre gana», y creo fielmente en que puedo sembrar, echar raíces y florecer en cualquier lugar del mundo donde vaya, pues creo en mí, reconozco mi riqueza personal y cada día entreno el músculo mental, emocional y espiritual de llevarme bien con la incertidumbre y los desafíos, porque en el juego de la vida, y en la experiencia humana del alma, jamás se pierde, se gana o se aprende.

¿Cómo valora a los venezolanos migrantes en el mundo y en Chile?

Los venezolanos que migramos somos diversos, somos únicos, somos una historia única y especial que contar.

¿Qué percibe de ellos?

Considero que a todos nos une las ganas de crecer y prosperar, asimismo, creo que lo que nos distingue, a unos de otros, es el nivel claridad y propósito, ya que en la medida en que un venezolano se conecta con lo que quiere, reconociendo la riqueza interna que tiene, agradeciendo al país al que llega, con humildad y actitud de servicio, dispuesto a aprender y sobretodo, aceptando con amor la despedida, temporal o definitiva, de nuestro país es que realmente vemos venezolanos que surgen, que construyen y crecen. Cuando hay queja sin acción, cuando hay heridas emocionales sin trabajar, cuando hay victimismo y señalamiento, se opaca el brillo y observamos personas que no construyen, que les cuesta crecer y desde ese lugar mental y emocional van creando una versión distorsionada de ellos mismos y de ambos países. Uno de mis propósitos es entrenar la consciencia, trabajar en nuestras creencias para transformar nuestras conductas y resultados donde vayamos. Chile es un gran país que nos ha recibido, que nos cobija y al que desde nuestra riqueza le podemos entregar también lo mejor de nosotros.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de sus vivencias en Chile?

Soy una persona que ha aprendido a disfrutar de la vida con sorpresas diarias. Una de las cosas de las que aún me sorprendo es de la creencia de que “el chileno es frío, es desconfiado, es difícil tenerlos de amigos” y encontrarme, junto con mi esposo, en que es una realidad diferente, recordando que siempre que generalizamos estamos distorsionando.

Me sorprende el amor que tienen al asado y como culturalmente «el asadito»y por supuesto «un vinito» es una forma de compartir y conectar entre familia y amigos.

Disfruto enormemente, siempre con sorpresa y jocosidad, todas las palabras distintas que nunca había escuchado o leído y son sólo de Chile, jajajaja. Adoro sumar palabras nuevas a mi CofiDiccionario y en mis conversaciones, hasta en conferencias, intercalo «vaina» por «weaaa» y «bastante» por «harto», y por supuesto «aguacate» por «palta». Esta última es una de las cosas que más adoro de Chile, que sean de los principales países productores de este súper alimento.

¿Cómo ha sido su relación con los chilenos?

Personas de las que aprendo y que desde el día uno me dije y lo sigo haciendo: «Quiero conocerlos. Quiero aprender de ellos y quiero darles lo mejor de mí». Ese ha sido mi deseo y se ha convertido en mi resultado. Tengo amigos chilenos que se han convertido en hermanos, alumnos, clientes, aliados, maestros de este país hermoso del que ahora soy residente, disfruto escuchar su cantadito al hablar, disfruto compartir con ellos y cuando un chileno te abre su corazón puedo decir que es una persona que va a sumar a tu vida.

¿Qué mensaje le das a la migración venezolana en Chile y el mundo?

Mi hermano venezolano, somos lo que creemos y construimos en base a ello. Cuando creemos ciegamente que nuestro país es el mejor del mundo anulando y reconociendo el valor del país que nos recibe no somos capaces de construir y crecer. Honremos nuestros valores y mostremos la Venezuela de la que estamos orgullosos con nuestras acciones. Hagamos el bien, vayamos a aportar y a sumar con nuestros dones y talentos, y sobretodo, sanemos la relación con nuestra tierra y lo que dejamos en ella, cerremos el ciclo con amor y gratitud para poder abrir nuevos ciclos de transformación y expansión, en Chile y en cualquier parte del mundo que elijamos para construir y crecer.