Freddy Contreras, el maestro venezolano que triunfa en redes sociales con divertidos trucos de matemática

Freddy Contreras, el maestro venezolano que triunfa en redes sociales con divertidos trucos de matemática

En tiempos de redes sociales aprender matemáticas y divertirse no resulta nada común, pero el caraqueño Freddy Olinto Contreras Mora (@profefreddy) utiliza sus cuentas en Instagram, TikTok, Youtube y una página web para mostrar de una manera muy atractiva sus trucos de aprendizaje desde Santiago, donde destaca en el campo de la enseñanza desde que emigró en octubre de 2017.

“Mis clases siempre son divertidas sin ser desordenadas, gozamos. Yo les coloco juegos, retos y desafíos para que mantengan la atención y para que no sientan que la matemática es fastidiosa o imposible. He logrado adaptar las redes sociales y convertirlas en mi aliado para lograr el aprendizaje con los niños”, detalla el venezolano de 51 años con aval como profesor de Educación Media en Matemática de la Universidad de Chile y licenciado en Educación Mención Informática y Matemática de la Universidad Católica.

Contreras, quien vivió por años en Maracay y San Cristóbal, utiliza Youtube desde hace al menos 12 años y la cuenta de Instagram la reactivó hace muy poco luego que le hackearan una que tenía muchos seguidores. Pero advierte que desde junio pasado abrió TikTok y la conexión y el alcance resultan sorprendentes.

“He conseguido en esta última un apoyo increíble de parte de mucha gente de todas partes del mundo, especialmente de Chile, Venezuela, Colombia, Estados Unidos, Perú, España y Argentina. Lo que me ha llevado a disfrutar y distraerme con acertijos. Esa es forma de enseñar sin aburrir”, destaca quien ofrece clases online gratuitas a adolescentes que en Venezuela van a ingresar a la Universidad.

Su historia como migrante es muy enriquecedora. A los 15 días de haber llegado, después de repartir currículum en varios colegios, lo llamaron del Colegio Puente Maipo, en Puente Alto, donde comenzó a laborar el 13 de noviembre de 2017, pero como Bibliotecario, ayudante del Administrador y jefe de la sala de Informática, razón por la cual siguió buscando como profesor de Educación Media.

“Comencé el 1 de marzo de 2018 en el Colegio Metodista de Santiago, donde trabajé hasta el 28 de febrero de 2019, porque siempre quise trabajar en un liceo “Nacional”, que son como los liceos públicos de Venezuela que tienen ciertos privilegios educativos. Y comencé el 1 de marzo de 2019 hasta la fecha como profesor de Educación Media en Matemática, en el Liceo Municipal Presidente Balmaceda, en la comuna de Independencia. Afortunadamente fui evaluado para ingresar en la carrera docente con la calificación de competente, la cual es muy buena”, detalla este Magíster en Educación, Mención Enseñanza de la Matemática en la Universidad Pedagógica.

Su desempeño ha sido tan destacado, que Freddy participó, junto con 6 docentes chilenos de Matemática en la actualización del programa de Matemática de 3ero Medio del Ministerio de Educación. “Gracias a Dios, 22 días después de haber llegado a Chile hasta la fecha, no he dejado de trabajar y eso se me está acumulando para ascender al encasillamiento siguiente que es cada cuatro años, dentro del Ministerio de Educación”, comenta.

El maestro venezolano, aficionado del fútbol y béisbol, y fanático de los Tigres de Aragua, ama disfrutar de su familia y sus mascotas.

Sobre las razones para emigrar a Chile, Contreras deja claro que no fue una decisión al azar: “Proyecté un futuro mejor para mi familia, lamentablemente en Venezuela no lo podía tener y por ello realicé un estudio plasmado en una tabla de Excel y en el cual analicé 15 países ‘opcionables’ desde el punto de vista educativo, económico, social, cultural y hasta religioso, durante un año, para lograr mejorar y creo que escogí la mejor opción. Chile es un país que me abrió sus puertas de par en par y me ha permitido lograr muchas cosas, en especial la tranquilidad y unión familiar que tanto anhelo”.

¿Fue todo tan fácil siempre? ¿Nos cuenta cómo fueron los primeros días en Santiago de Chile?

Me recibió mi hija, Mariángel. Llegué con 35.000 pesos chilenos en mi bolsillo (unos 50 dólares) y de no ser por ella hubiese sido más difícil. Al día siguiente de llegar me fui a la Rectoría de la Universidad de Chile e introduje mi reválida la cual duró un año en tres fases para otorgarme el certificado y el diploma de Educación media como profesor de Matemática.

¿Detállenos cómo ha sido su experiencia como profesor de matemáticas y álgebra?

Mi experiencia como profesor de Matemática ha sido fabulosa, he tenido que aprender mucho porque somos diferentes y además Chile es multicultural con estudiantes de diferentes países con los cuales aprendemos mutuamente y con quienes me divierto en dicho aprendizaje. En cuanto al sistema que es muy diferente a la forma de trabajar en Venezuela gracias a Dios y a mi experiencia pude sobre llevar todo y me he acomodado de la mejor forma.

¿Le ha permitido para mantenerse de manera estable?

Sí, totalmente. Logré traer a mi esposa y a mis dos hijos menores y que vivan conmigo en una casa totalmente amoblada por mí y con lo más importante: Desayuno, almuerzo, “once” y cena, así como todos los gastos que se puedan conllevar en un hogar.

¿Cómo valora a los venezolanos migrantes en el mundo y en Chile?

Somos valientes, decididos, organizados y sobre todo que no hemos permitido que una arrogancia oportunista nos hunda en la miseria a su antojo… los admiro de corazón.

¿Qué percibe de ellos?

Mucha fe, trabajo, persistencia y el sueño de regresar a nuestra patria bonita en otra situación.

¿Qué mensaje le da a la migración venezolana en Chile y el mundo?

Mi mensaje viene de mis pensamientos constantes, los cuales llevo en mí para el logro de mis objetivos: Sólo el que persiste logra lo que quiere; Tu hogar está donde se encuentra tu corazón (John Green); La valentía no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre éste. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que lo conquista (Nelson Mandela); y concluyo con esto: María y José huyeron del peligro en su país y llegaron a una nación que no los quería. Ellos también fueron migrantes teniendo que abandonar su hogar en Nazareth para emprender un doloroso exilio en búsqueda de una vida digna y con su esperanza y su fe lo lograron…