Lista la corona para la Bajada de la Chiquinquirá en Chile

Lista la corona para la Bajada de la Chiquinquirá en Chile

Mary Ann Alvarado terminó este jueves la joya con la que honrará a la Virgen. Este domingo 10 de noviembre coronarán a la Chinita como Reina y Madre del Pueblo migrante venezolano.

Nota de Prensa

Este domingo a las 4.00 de la tarde se espera una hermosa e histórica ceremonia en la Basílica del Santísimo Sacramento, en Arturo Prat 486, Santiago Centro. Allí, monseñor Celestino Aos Braco, obispo de Santiago, coronará a la Virgen de Chiquinquirá como Reina y Madre del Pueblo Migrante Venezolano por solicitud del padre Julián Acevedo.

Por primera vez, fuera de Venezuela, una advocación mariana de gran arraigo para los venezolanos, recibe como ofrenda una corona. Mary Ann Alvarado fue la responsable de elaborar tras un arduo y elaborado proceso, la pieza en bronce de casi tres kilógramos de peso que podrán apreciar los feligreses que acudan a la liturgia.

“Es la fe que sentimos hacia ti Madre protectora y amorosa la que permitió lo imposible, al poder tener aquí tu representación para compartir y hacer crecer tu amor y devoción en esta nueva tierra”, expresó Alvarado al culminar la corona en víspera de una celebración que contará con gaitas para la Virgen, oraciones y la característica devoción de sus fieles en la Bajada de La Chinita.

Motivos
La Joyera de la Virgen explicó que el diseño está inspirado en la Corona Canónica de la reliquia de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá en Maracaibo, la cual fue coronada como Patrona del Zulia en 1942.

Así, incorpora la representación del Santísimo Sacramento a través de los heraldos del Evangelio. Esto procura un tributo geométrico a la perfección de Dios como centro de evangelización en cada Rosetón que, entrelazados con flores de lis y lirios en cadena, simbolizan a la Virgen María y su pureza.

Alvarado detalla en el tope, la cadena de lirios señala los puntos cardinales, haciendo presente el sueño eucarístico de San Pedro.
“Hoy honramos a nuestra excelsa Madre con una corona que representa la trascendencia de la belleza espiritual de su pueblo y su gran amor, en esta nueva tierra que nos recibe y acoge como hogar. En este hermoso templo que, desde la llegada de los padres Sacramentinos a Chile en el año 1909, ha cultivado la devoción al Santísimo Sacramento, siendo hogar para dar consuelo a los que sufren o tienen necesidades, o que como nosotros están en duelo por dejar nuestra tierra, acogiéndonos como Inmigrantes”, resalta la Joyera de la Virgen.