Que no se olvide el asesinato del pequeño Baltazar

Que no se olvide el asesinato del pequeño Baltazar

El niño de 9 meses, hijo de un venezolano y una chilena, falleció de un disparo en la cara cuando dormía en el cuarto con sus padres. El presidente Sebastián Piñera se comprometió en ayudar a que el caso se resuelva. Hoy nadie habla del suceso.

Raúl Semprún – Foto: Agencia UNO

«Lo que ocurrió es extraordinariamente grave, existen terapias que uno usa para salvar, en este caso se trata de un niño muy pequeño, a pesar de todo el esfuerzo se aplicó el tratamiento y el cuidado y en este momento nos está mirando desde el cielo para que aprendamos como país”.

Las palabras de Gonzalo Menchaca, director del Hospital Sótero Ríos, ya no tienen los decibeles que tuvieron la madrugada del 10 de octubre pasado, al referirse a Baltazar Díaz Villegas, el niño de 9 meses muerto por una “bala loca” cuando dormía en su cuna en su hogar en la comuna de La Pintana.

Ocho días después, la opinión pública chilena, con el presidente Sebastián Piñera a la cabeza, se sumergió por completo en la ola de protestas que aún mantiene resonancia en Chile y tras un mes del suceso, pese al inmediato hallazgo de la bala que acabó con la vida del pequeño, las autoridades policiales que investigan el hecho o tienen el caso en la nevera o sencillamente no dan con el responsable del suceso.

El silencio de la impunidad reina.

Luego de la confirmación del deceso del chiquillo, Yainer Díaz, venezolano, y su esposa chilena, Linda Villegas, levantaron la voz para exigir justicia. De entrada, sus vecinos en La Pintana y la propia alcaldesa de la comuna multiplicaron el clamor y la necesidad de respuesta inmediata. “Si muerte del niño de 9 meses hubiese sido en Las Condes ya tendríamos al personaje que mató a Baltazar”, soltó Claudia Pizarro, al referirse al baremo para la distribución de recursos y las insuficiencias en materia de seguridad en el sector sur de la capital.

“No vamos a bajar los brazos porque de verdad que necesitamos justicia para Baltazar, esto no se puede quedar impune porque es un niño de La Pintana”.

Yainer Díaz y Linda Villegas, padres del pequeño, fueron recibidos por Piñera y la primera dama Cecilia Morel en La Moneda, el pasado jueves 17 de octubre, un día antes del inicio de las manifestaciones que sacuden las bases del modelo político. Allí, el progenitor logró un espaldarazo para impulsar sus trámites migratorios y el compromiso de justicia. “Muerte de Baltazar, niño de 9 meses que perdió la vida por una bala mientras dormía inocentemente, no solo es una tragedia para su familia, también rompe el alma de todo Chile”, había escrito el mandatario el día del suceso.

El hecho había reactivado el debate sobre la desigualdad en la seguridad ciudadana y el combate a la delincuencia en Chile. Aceleró el trámite, por lo menos en lo discursivo, de la modernización de la Ley de Control de Armas y Municiones. También reflotó el debate sobre la Ley para el Control Preventivo de Identidad, Modernización de Policías y las modificaciones a la Ley Antiterrorista que se encuentran en tramitación actualmente.

“Muchas gracias a todo Chile por su apoyo, por sus diversos mensajes en todas las redes sociales… Quiero decirles que yo aposté y sigo apostando por Chile hoy día, a pesar de lo sucedido, creo que es un país de emprendimiento», expresó Díaz, de nacionalidad venezolana. “Estamos eternamente agradecidos, nunca nos imaginamos que nuestro angelito tuviera tanto impacto en los corazones de tantas personas”.

Se espera entonces que la Fiscalía, que logró recuperar la bala que dio muerte al menor, intensifique las pericias con el fin de determinar la huella y establecer la trayectoria y origen del disparo. Las pesquisas iniciales apuntan a que la munición salió de un radio no mayor de un kilómetro.