Aymari Criollo refuerza el amor propio a través de Materitos, el emprendimiento artístico que crece con éxito en Chile

Aymari Criollo refuerza el amor propio a través de Materitos,  el emprendimiento artístico que crece con éxito en Chile

La energía espiritual de Aymari Criollo @aymaricm , ingeniera industrial de 31 años y zuliana de nacimiento, encandila y la principal manifestación de esa luz se entremezcla en ese maravilloso y colorido trazo de sus creaciones para @MateritosCl , un original emprendimiento con macetas y copas que le ha permitido posicionarse en redes sociales.

“Por ahí dicen que cuando haces lo que amas no trabajas más nunca en la vida, es mentira, trabajas mucho, pero trabajas para ti, por ti, por tus sueños, y eso te hace sentir feliz, te hace sentir plena”, escribe en su cuenta para referirse a lo que siente cuando elabora sus productos. Y así lo complementa: “Antes creía que el éxito era tener casa, hijos y perros. El éxito es lo que te hace sentir feliz. Yo amo mi proyecto, amo tanto lo que hago que aunque me consume soy realmente feliz”.

Aymari llegó a Santiago de Chile hace tres años, luego de un breve periodo en Colombia.

Asegura que aprendió a pintar de forma empírica. “Empecé en mi país solo maceteros y cuadros. Aquí hice un curso que me regalaron de pintar loza y de ahí para acá no he parado. He pintado desde tazones hasta murales”, explica.

Gracias a su experiencia con @MateritosCL y a sus constantes ganas de aprender y crecer, Aymari fundó con Ana Cristina Reyes @kikireyes_ , otra emprendedora venezolana exitosa, We Love Pymes @welovepymes , donde se brinda orientación sobre cómo conformar una empresa a través de cursos y talleres.

“Este proyecto nació por y para ustedes, constantemente llegaban mensajes a mi cuenta con dudas y consultas, entonces le dije a Ana Cristina vamos a hacer algo para apoyar a quienes tienen dudas. Comprendimos que el uno a uno es más complicado y en el año 2020 entendí que tenemos que dar y no para recibir, sino para multiplicarnos y crecer todos juntos”, sostiene.

Sobre su emprendimiento, siempre suele escribir en su cuenta: “Materitos es mi hijo literalmente. Siempre estoy despelucada y medio jorobada porque esa es la posición que adoptó para pintar. Amo el color, pero no me maquillo mucho. Soy despistada, súper elocuente y con un carácter que Dios los libre. Servicial como nadie y cuando me meto a la gente en el corazón, de ahí no la saca nadie”, se muestra.

Criollo confiesa que no es amante de ver televisión y que le apasiona viajar. “Quería estudiar licenciatura en educación, pero mi familia me dijo que mejor estudiara ingeniería y aquí estoy enseñándoles a ustedes todo lo que sé. Constantemente me capacito en todo lo que pueda hacer que mi empresa crezca, no creo en la competencia, la verdad he creado una marca única y confío plenamente en ella”, reafirma.

Mereces lo que sueñas

Sin embargo, esa seguridad no estuvo siempre con Aymari.

Hoy es admiradora de la frase “Mereces lo que sueñas” y en uno de sus posteos lo resalta y lo explica: “Lo hablaba con las chicas en la charla, que mis papás no son personas adineradas: Mi mamá vendía empanadas (las mejores del mundo) y mi papá era taxista. Los dos son los mejores en lo que hacían, pero obvio crecí con muchas limitaciones económicas y en ocasiones me sentí incapaz o que yo no podía alcanzar ciertas cosas, porque no tenía el dinero o la posición económica para ello y así fui creciendo y llenándome de limitantes, como muchos, quizás”.

La migración, con sus marasmos, afortunadamente, le han permitido a esta zuliana graduada en la Universidad del Zulia y que invierte desde hace años mucho en su salud emocional, con cursos, talleres, capacitaciones en distintas áreas de coaching, sacar lo mejor de sí y ahora es alguien con las ideas claras y con más certezas que dudas.

“Entendí que tus sueños van relacionados con lo que crees que mereces, es decir: ‘sueños grandes, merezco algo grande, sueños pequeños no soy o merezco esto por equis o por ye… No es lo que dice tu boca, es lo que tu mente te repite a diario: ‘no puedo, no soy capaz, es que para él/ella es más fácil porque tiene dinero, es bonito, es que para mí es difícil porque…”.

Para Aymari hay que cambiar de actitud pesimista y de inseguridad y refiere que cuando alguien cree que es un artista siente y actúa como artista, los demás lo verán como tal. “Por el contrario, si en tu mente está que no puedes por el dinero, por la forma de ser, porque es difícil, ¿adivina, adivinador?”.