Conozca la historia del actor de teatro venezolano que crece en una de las empresas de tortas más importantes de Chile

Conozca la historia del actor de teatro venezolano que crece  en una de las empresas de tortas más importantes de Chile

Pese a que apenas lleva poco más de tres años en Curicó, Región del Maule, José Chirinos Peña, un citojense de 29 años, habla –cuando quiere- como chileno y lo hace gracias a su amor por el teatro y a su capacidad de reinventarse en el marco de su adaptación como migrante.

Su debut como actor en Chile fue en la Universidad de Talca (Utalca), extensión Curicó, tras enterarse de una convocatoria para pertenecer a la agrupación de teatro de la institución.

“En clases y ensayos, el director Mauricio Vergara desarrolló el género infantil y el drama, y en este último, me retó a trabajar el personaje principal como chileno, cambiando mi acento de origen o caribeño, como lo llamaba”, recuerda José, quien tomó este proyecto como un desafío personal para mejorar como actor.

Chirinos asegura que fueron cuatro meses de duros ensayos.

“Si bien en Chile se habla castellano, imagínense lo complicado que es hablar chileno. Es casi que otro idioma, y literal, fue desaprender para aprender. Compañeros de trabajo, de ensayos y familiares fueron importantes para lograr la meta en tan poco tiempo”, sostiene Chirinos, quien en 2015 egresó con distinción académica de la Universidad del Zulia como Comunicador Social, mención audiovisual.

En paralelo, integró una academia de teatro en Maracaibo y participó en la creación de la Fundación Cultural Generación Teatro Sur, con la misión de llevar arte a sectores vulnerables y aledaños. El proyecto tenía personalidad jurídica hasta 2018 cuando decidió emigrar de Venezuela.

“Mientras hacía vida artística, en lo periodístico, tuve la oportunidad de trabajar en una sala comunicacional, en redes sociales RRSS y en poco tiempo inicié en una televisora con corte tecnológico como productor. “Esa experiencia amplió mi bagaje profesional y artística al mismo tiempo. Creía tener una vida planificada”, cuenta quien arribó a Santiago de Chile durante una madrugada muy fría y fue recibido en Curicó, con todo el apoyo por familiares con al menos 20 años establecidos en la Región del Maule.

Por factor pandemia, los ensayos de teatro en la Utalca están suspendidos hasta nuevo aviso, pero eso no fue impedimento para que se siguiera proyectando el arte de manera virtual. “Participé en el 6to aniversario de la agrupación cultural FUNDAGTS con la participación de invitados de Argentina, Colombia, Ecuador, Perú, Costa Rica, España y Venezuela”, añade.

“Recientemente pertenezco al staff de actores estables de la agrupación Productora de la ciudad de Temuco. Esto fue a través de una convocatoria masiva para buscar nuevos talentos en la disciplina teatral. Me satisface ser parte de estos movimientos artísticos, porque es una nueva oportunidad de mostrar que los buenos somos más”, detalla.

Metamorfosis laboral

En lo laboral, la primera experiencia de José fue como cocinero en un restaurant de la ciudad, en una experiencia que fue compleja y corta.

“Luego la vida me da otra oportunidad y llego a Tortas Montero una verdadera institución, de hecho, Curicó es conocida como la ciudad de las tortas, ya que no hay otra pastelería que haya ganado un Records Guinness con la torta más grande de la ciudad. Es una fábrica que data de 1891 hasta la actualidad, es decir, una pastelería de tradición y prestigio”, expresa.

Al principio Chirinos ingresó como aprendiz, en reemplazo de un veterano con más de 25 años de experiencia en el rubro pastelero. “Luego de tres meses me dan la noticia que tendría otro cargo de más responsabilidad en la empresa. Estuve en el área de materias primas”, afirma.

Pronto cambió de área, cada vez una más exigente que la otra, hasta que llegó a elaborar las famosas tortas curicanas, en su momento.

“Actualmente, trabajo en la empresa en el área de ventas. Aunque es un rubro muy distinto a lo que estaba acostumbrado a hacer en Venezuela, este ambiente pastelero me ha dado la estabilidad financiera, oportunidad de aprender y desarrollar otras habilidades que no sabía que tenía y sigo aprendiendo constantemente, y por supuesto, con la añoranza de ejercer la comunicación profesional”, refiere.

¿Cómo valora a los venezolanos en el mundo y Chile?

Los venezolanos tenemos una carga genética que nos diferencia del resto, por nuestra forma de afrontar la vida y aunque nos encontremos en aprietos siempre buscamos la forma de salir de la mejor forma. Donde quiera que estemos, daremos lo mejor y si no, aprenderemos, porque las ganas de salir adelante la tenemos marcada en nuestra piel que somos venezolanos y no necesitamos segundas nacionalidades.

¿Qué mensaje le da a la migración venezolana en Chile y el mundo?

Tú, hermano venezolano, que se encuentra en cualquier lugar del mundo, te felicito, porque salir todos los días, respirar libremente, es un logro que muchos desearían obtener y aunque para algunos sea un diminuto detalle, nosotros en el fondo agradecemos el hecho de tener un techo donde descansar. Siempre seamos agradecidos con el prójimo sin ánimos de alardear. Sigamos aportando lo mejor de nosotros en el destino que decidimos elegir para nuestras vidas. Sigamos proyectando al mundo nuestra calidez humana, el “chévere”, la mejor salsa, nuestra sonrisa, la fe y sobretodo que la arepa es y sigue siendo venezolana.