Enrique Limardo: El chef venezolano que conquista Washington

Enrique Limardo: El chef venezolano que conquista Washington

Conozca la historia del emprendedor criollo que seduce con sus platos a los residentes de la capital estadounidense.

“Enrique está reinterpretando las raíces latinoamericanas. Se conoce la carne argentina, la comida peruana y la comida mexicana. Pero hay mucho más que eso. Enrique quiere reinventar la cocina latinoamericano, los sabores, los ingredientes que la gente no conoce”.

Así se refiere en entrevista con La Nación, Ezequiel Vázquez Ger, socio argentino del chef venezolano Enrique Limardo sobre el secreto del éxito del Seven Reasons, en Washington.

El sitio gastronómico fundado a mediados de este año despunta en lista de los mejores nuevos restaurantes en Estados Unidos, elaborada por la revista Squire Magazine. El local administrado por Vásquez Ger y definido por los sabores de Limardo se encuentra en la calle 14 del DC.

Seven Reasons, que abrió sus puertas en abril pasado, acredita al chef Enrique Limardo por lo que llama “un motín de sabores y matices” que se envía desde la cocina.

El editor de alimentos y bebidas de Esquire, Jeff Gordinier, escribió lo siguiente: “Limardo y varios miembros de su equipo provienen de Venezuela, un país en medio del colapso, y sin embargo, la comida y los cócteles latinoamericanos en Seven Reasons son una delicia: una montaña de arroz negro con gambas y mejillas de cerdo, una pizca de tomate se ha concentrado en cubos de gelatina, un plato de tiradito de hamachi cuyas salpicaduras de huevas de salmón y jalapeño rosadas y verdes podrían colgar en una galería de arte”.

Pero los halagos no se quedaron ahí.

La guía del Washington Post que enumera los mejores lugares para comer en otoño en Washington DC, también lo situó líder en el prestigioso ranking de 2019. El crítico gastronómico Tim Sietsema argumentó: “¿No es genial el espacio? ¿No son encantadores los servidores? ¿No parecen todos felices de estar aquí? Cuando lo pienso, hay docenas de razones para elegir este restaurante para su próxima aventura gastronómica”, escribió sobre este lugar de espíritu al que describió como una “selva”.

¿Quién es?

El venezolano Enrique Limardo Moncada, caraqueño de 44 años, se enamoró de la gastronomía gracias a las recetas mantuanas de su abuela y cambió los planos de arquitectura por los utensilios de cocina, según reseña El Nacional.

El amor por la cocina, comenzaría desde pequeño. Resultan inolvidables las reuniones familiares de los domingos y los platos que su abuela preparaba. “Siempre me lamía las paletas. Ella me consentía mucho. Encontré una vía de comunicación en la comida”, asegura en el periódico caraqueño.

Limardo comenzó estudios en Arquitectura Industrial. Sabía que su pasión estaba en la cocina, pero quería complacer a su padre con una carrera universitaria. “Me encanta el arte y mi mamá es arquitecto. Así que llevé las dos cosas en paralelo, hasta que decidí dedicarme a la gastronomía”, cuenta.

Durante dos años, el venezolano estudió un posgrado de Gastronomía en Barcelona, España. Venezuela, México y Barbados son algunos de los lugares en los que trabajó.

En Caracas, algunos lo recuerdan por el restaurante Paprika, ubicado en Lomas de La Lagunita, y Yantar, que funcionó durante años en la Cuadra Gastronómica de los Palos Grandes.

La situación de Venezuela no le permitió a Limardo, de 44 años de edad, continuar con su emprendimiento en el país, pero sí le permitió abrir los dos grandes locales que lo consolidarían como un importante chef: Alma Cocina Latina y Seven Reasons.

La vedette

La historia del Seven Reason la resalta La Nación.

Antes de abrir, cuando ya estaba todo listo luego de varios meses de preparativos, Vázquez Ger y Limardo juntaron al personal y les dijeron lo qué querían lograr: ser el mejor restaurante de la ciudad. Uno de los empleados miró a su alrededor, y les preguntó: «¿Ustedes tienen plata para pagar todo esto?». Apenas seis meses después, el Washington Post cumplió su anhelo y un mes después, la revista Esquire lo eligió el mejor restaurante nuevo de todo el país.

La idea de Seven Reasons surgió en Baltimore. Vázquez Ger, quién casado con la venezolana Mafe Polini había escuchado hablar del restaurante de Limardo, Alma Cocina Latina. Fueron, y quedaron fascinados. “Nos quedamos hablando con él, y le dijimos ‘tenés que venir a Washington, en Baltimore nunca vas a llegar a descubrir todo tu potencial”.

No era la primera vez, según La Nación, que Limardo escuchaba esa propuesta: les dijo que todos los venezolanos que pasaban por el restaurante le decían lo mismo, y después desaparecían. «Nosotros le dijimos ‘no te preocupes, nosotros vamos a apoyarte'», le respondió.
De a poco empezaron a trabajar, a conocerse más, y a pulir la idea. En enero de 2018, Vázquez Ger le imprimió vértigo al asunto: le avisó a todos sus clientes que dejaba su trabajo de consultor, y le dijo a Limardo que planeaba dedicarse 100% al proyecto. Lo que siguió fue un trabajo fino de «peinar» los restaurantes de la ciudad perfilando el concepto que querían.

Hoy es una realidad. Con tres pisos para los comensales, repletos de vegetación y una ambientación acogedora, el Seven Reasons invita a los curiosos a vivir una experiencia única. Y es que dentro del menú que lo coronó como el mejor de Washington DC, predominan ambas culturas que reflejan un poco las raíces de ambos propietarios: América del Sur y América Latina en el corazón de Estados Unidos.

“Seven Reasons tiene una misión simple pero desafiante: llevar a los clientes a través de un encuentro sensorial, permitiéndoles descubrir sus propias siete razones de una experiencia culinaria mágica. Nuestra cocina está inspirada en las mejores raíces culinarias latinoamericanas, traídas a la vida a través del enfoque audaz y contemporáneo del chef Enrique Limardo que tiene como objetivo transportar a los clientes a través de una ruta de exquisitos sabores y texturas, cada uno presentado a su manera única”, dicta el sitio oficial del restaurante.

En una entrevista Limardo explicó que en Seven Reason la intención es que sus comensales se transporten a lugares distintos. “Quiero que, una vez que pisen el lugar, se desconecten de los problemas de la ciudad. Es una fiesta, una celebración gastronómica acompañada de música y cultura latina”, asegura.

Allí también se come venezolano. El plato favorito de Limardo es el cordero con salsa de curry y coco y palo a pique. “Está inspirado en el chivo de coco y en el plato típico llanero. Los junté e hice una interpretación con arroz negro asiático y salsa criolla”, detalla el chef. Arepas doradas con queso, ravioli de plátanos rellenos de raya, tostada de pez espada con mango verde y semillas de sésamo, y pulpo frito con cenizas de cebolla y ají amarillo líquido son otros de los platos que se ofrecen.