Metro de Santiago: Diagnóstico de la (auto)destrucción

Metro de Santiago: Diagnóstico de la (auto)destrucción

Claudia Urquieta, del Centro de Información e Investigación Periodística (Ciper) de Chile, revela en un informe que la empresa no tiene seguros para estaciones ni trenes.

Raúl Semprún

“Díganle a los chilenos que cuando tengan de transporte unos camiones 350 o un trencito infantil, llorarán el transporte de calidad que hoy destrozan por «caro». La ignorancia no tiene edad y la izquierda se aprovecha de esto”. El polémico tuit fue difundido por la periodista venezolana Madelin Palmar el pasado 19 de octubre, un día después del inicio de las protestas en Chile, que tuvieron al Metro de Santiago como principal blanco de ataques destructivos.

Para ese momento, 19 estaciones del robusto sistema de transporte habían sido quemadas, y la comunicadora zuliana no entendía la razón por las cuales el Metro era epicentro de la autodestrucción. Algunos se molestaron por su comentario. Otros se identificaron con el.

“Lo que pasa es que pese a que en horas pico uno se siente como sardina enlatada el tren te conecta, es muy útil y quienes lo usamos a diario para movernos porque creemos que es la mejor solución somos los afectados. Yo tampoco le veo sentido”, añade Marielba González, una zuliana radicada desde hace seis meses en la capital de Santiago.

“Por mi tweet anterior, recibo muchos comentarios por diversas vías, de chilenos y venezolanos que viven allá. Y aunque varios no diferencian entre vandalismo y protesta, todos coinciden en una sola cosa ‘Hay descontento, por la desconexión del gobierno con la gente», cerro Palmar sobre el tema que aún, 14 días después de los primeros ataques, impacta a la población al momento de salir de sus hogares.

El Metro de Santiago es un musculo vital para la movilización cotidiana en la capital chilena. El martes 30 de abril de este año fue el día en que la red transportó a la mayor cantidad de pasajeros, con un total de 2.948.876 personas. El promedio diario es superior a los 2,5 millones de personas. Por eso es que si no funciona, el sistema de buses colapsa.

Esta semana, Claudia Urqueta, del Centro de Información e Investigación Periodística (Ciper) publicó en la web del instituto un informe que revela el impacto en daños hacia la red. El dato que más desarrolló se relacionó con la carencia de un seguro por parte de la empresa estatal de transporte para invertir los 300 millones de dólares que se requieren para su recuperación.

“El Centro de Información e Investigación Periodística revisó las licitaciones de seguros del Metro y detectó que no incluyen ni estaciones ni trenes, dos activos que representan la mayor parte de los US$300 millones en daños que sufrió la empresa por los actos vandálicos recientes. La compañía confirmó lo anterior y explicó que ha sido una política histórica no pagar seguros por las estaciones, debido a su alto costo, privilegiando el financiamiento de nuevas líneas”.

Urqueta detalló que la empresa Metro confirmó no tiene contratados seguros para sus estaciones, por lo que deberá afrontar con su patrimonio los millonarios daños que dejaron en ellas los actos vandálicos ocurridos al inicio del estallido social que sacude al país desde el viernes 18 de octubre. “De esta forma, la mayor parte de los US$300 millones en que se calculan las pérdidas ocasionadas por los desmanes no están cubiertas y significarán una dura merma para la compañía”.

A modo de comparación, añadió en su texto, el plan anunciado este martes por el presidente Sebastián Piñera para aplacar el descontento ciudadano tiene un costo de US$1.200 millones, según los cálculos hechos por el Ministerio de Hacienda. “En consecuencia, las reparaciones que requiere el sistema de trenes metropolitanos equivalen a un 25% de ese monto”.

Las bases de licitación de seguros de Metro (para la cobertura 2018-2020) y sus Especificaciones Técnicas, revelan que no se consideran las estaciones ni los trenes, sino solo edificios donde operan áreas administrativas de la empresa –y el contenido de los mismos–­, cocheras, talleres e instalaciones intermodales. “En otras palabras, se ha privilegiado invertir el dinero en ampliar la red y no en pagar seguros para las estaciones y los trenes, los que tienen los costos más altos asociados de reparación”, se lee.

Según el balance publicado por el diario La Tercera, de las 136 estaciones que tiene la red de Metro, 79 presentan daños. De estas, diez resultaron completamente destruidas por incendios y otros actos vandálicos. A ellas se suman 11 parcialmente dañadas, 41 con daños múltiples y 17 que requieren reparaciones menores. En cuanto a los trenes, son seis los que tienen algún tipo de desperfecto provocado por la violencia de las protestas.

El balance operativo apunta que 77 estaciones (9 fueron incendiadas por completo) de un total de 136 se encuentran funcionando casi con totalidad, por lo daños provocados a la red en las últimas semanas. Sobre la reapertura total del Metro, Paulina del Campo, gerenta de Clientes y Sostenibilidad del Metro, indicó según ADN Radio Noticias, que aún es temprano para precisar la fecha de la habilitación total de las estaciones, pues aún realizan estudios en las estaciones que tenían mayores daños. “Vamos a tener un tiempo todavía muy largo en que no vamos a tener una operación normal por los daños que tenemos en la red, pero también por los incidentes que se han ido generando los últimos días y que nos obligan a tomar decisiones de operación durante el mismo día”.