El homenaje del Papa a la Inmaculada en la Plaza de España

El homenaje del Papa a la Inmaculada en la Plaza de España

En una cita ininterrumpida desde 1953, anualmente los papas visitan el monumento a la Inmaculada Concepción que se encuentra en la famosa plaza de España en Roma, junto a la sede diplomática. 

La escultura de la virgen María fue colocada sobre la impresionante columna de doce metros de altura en 1857, con motivo de la declaración del dogma mariano instituido por Pío IX con la bula Ineffabilis Deus en 1854. 

Sin embargo, como ya se mencionó, fue durante el siglo XX que comenzó la tradicional visita del pontífice a los pies de la imagen de la virgen María, ubicada en la que anteriormente era denominada Piazza Mignanelli, debido al palacio construido en el lugar en 1575. 

El primer Papa en visitar el lugar y comenzar con el acostumbrado homenaje en el día de la Inmaculada Concepción fue Pío XII en el mes de diciembre de 1953. Fueron muchos los acontecimiento que confluyeron en el año, significativamente en relación a la península ibérica en el mes de agosto se firmaba el Acuerdo entre la Santa Sede y España, el cual fue refrendado dos meses después en el Palacio Apostólico

Pío XII en Plaza de España 1953 – Fuente: Alamy.Com

El motivo del homenaje de Pío XII era iniciar la celebración jubilar de un solemne año mariano en 1954, el cual era resonancia del convocado en 1950 en el que había sido inaugurada la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro. Además se cumplía el primer centenario del dogma proclamado por Pío IX y que dio origen al monumento en la ciudad eterna. 

Por su parte, Juan XXIII decidió continuar con la tradición y durante la preparación del Concilio Vaticano II recordó en la homilía de la solemnidad del año 60, la relación conciliar con la protección de la inmaculada, al citar las palabras de Pío IX en el discurso de apertura del inconcluso Vaticano I en la Basílica de San Pedro en 1869. 

“¡Oh, María, Madre, Reina de la Santa Iglesia, qué dulce es repetirte en esta tarde, aquí en tu templo, mientras todo el mundo nos escucha desde los puntos más lejano., la invocación que el Sumo Pontífice Pío IX te dirigió como conclusión del discurso de apertura del Concilio Vaticano l la tarde del 8 de diciembre de 1869 en San Pedro! (…) También aquí nuestra esperanza es María, invocada bajo el título de su Concepción Inmaculada”. 

De igual forma, Pablo VI realizó el homenaje en la Plaza de España, e inclusive el cierre del Vaticano II en 1965 no fue motivo para posponer la cita. Además durante el rezo del Ángelus de 1973, Montini encomendó la celebración del jubileo del año 75, en el mismo día de la solemnidad.

Pablo VI en Plaza de España en 1964 – Fuente: Archivo Riccardi.It

Por su parte, Juan Pablo II quiso que una de las características de su pontificado fuese la devoción a la Virgen María, desde el lema episcopal Totus Tuus (Todo tuyo), hasta el mosaico de María, Madre de la Iglesia expuesta en la Plaza de San Pedro, Wojtyła fue el primer papa en hacer oficialmente una alocución en el homenaje a la Inmaculada el 08 de diciembre de 1979. 

En esa ocasión sus palabras fueron un memorial no solo a la festividad mariana sino a la presencia histórica de los pontífices, como obispos de Roma, en el lugar: “Venimos hoy a este lugar sobre todo nosotros romanos, habitantes de esta ciudad, que la Providencia Divina ha elegido para ser la sede de Pedro y de sus Sucesores. Venimos muy numerosos desde que Pío XII comenzó este gesto de homenaje filial, casi un siglo después que Pío IX bendijese este monumento a la Inmaculada. Venimos todos, aun cuando no estemos todos presentes aquí físicamente; pero estamos presentes en espíritu”. 

Benedicto XVI también marcó una diferencia importante en sus homenajes a la Inmaculada en Plaza de España, durante su pontificado el Papa no solo rezaba y dirigía una oración ante el monumento mariano sino que agregó un discurso para los habitantes de la ciudad.

Benedicto XVI en Plaza de España – Fuente: Blog La Viña del Señor

En su primera visita en diciembre del año 2005 habló sobre el cuarenta aniversario del Concilio Vaticano II: “Recordando los numerosos acontecimientos que han marcado los cuarenta años transcurridos, ¿cómo no revivir hoy los diversos momentos que han caracterizado el camino de la Iglesia en este período? La Virgen ha sostenido durante estos cuatro decenios a los pastores y, en primer lugar, a los Sucesores de Pedro en su exigente ministerio al servicio del Evangelio; ha guiado a la Iglesia hacia la fiel comprensión y aplicación de los documentos conciliares. Por eso, haciéndome portavoz de toda la comunidad eclesial, quisiera dar las gracias a la Virgen santísima y dirigirme a ella con los mismos sentimientos que animaron a los padres conciliares” señaló el Papa Ratzinger.

Papa Francisco en Plaza de España – Fuente: Vatican News 

El Papa Francisco también ha querido continuar la tradición del homenaje a la Inmaculada Concepción de la Plaza de España en Roma y en su primera oración al inicio del pontificado, en diciembre de 2013, ha mencionado la importancia de la presencia de la Iglesia en la escucha, en una iglesia pobre para los pobres. 

Francisco ha implorado a la Virgen con estas palabras: “Ayúdanos a estar siempre atentos a la voz del Señor: que no seamos sordos al grito de los pobres, que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos, que la soledad de los ancianos y la indefensión de los niños no nos dejen indiferentes, que amemos y respetemos siempre la vida humana”.